Skip to content

001: El Arte Marcial de la Racionalidad

by en mayo 28, 2011

Versión original.

Suelo utilizar la metáfora que la racionalidad es el arte marcial de la mente. No se necesitan grandes músculos abultados para aprender las artes marciales; las personas atléticas tienden a ser más propensas a aprender estas artes, pero esto puede ser más que otra cosa una cuestión de placer. Algunos seres humanos son más rápidos o mas fuertes que otros; pero un arte marcial no ejercita la variación entre los humanos. Un arte marcial ejercita sólo los músculos — si tienes la maquinaria compleja de una mano (universal entre los humanos), con tendones y músculos en los lugares apropiados, entonces puedes aprender a cerrar el puño.

¿Cómo se puede ejercitar una variación? ¿Qué significa formar dos desviaciones estándar de músculo? Es igualmente poco claro lo que significaría formar un CI de 132.

Pero si tienes un cerebro, con regiones corticales y subcorticales en los lugares adecuados, es posible que puedas aprender a utilizarlo correctamente. Si eres un principiante rápido, es posible aprender más rápido – pero el arte de la racionalidad no trata de eso; trata de la formación de esta maquinaria cerebral que todos tenemos en común.

Por desgracia, nuestras mentes responden menos fácilmente a nuestra voluntad que nuestras manos. Los músculos son sujetos de control neural evolutivamente antiguos, mientras que la refectividad cognitiva es una innovación relativamente reciente. No debería sorprendernos que los músculos sean más fáciles de usar que los cerebros. Pero no es prudente descuidar este último tipo de formación a causa de su más grande dificultad.  No fue por músculos más grandes que la especie humana se elevó a la prominencia en la Tierra.

Si vives en una zona urbana, es probable que no tienes que caminar muy lejos para encontrar un dojo de artes marciales. ¿Por qué no hay dojos que enseñen la racionalidad? Una de las razones, quizás, es que es más difícil verificar la habilidad. Para subir un nivel en Tae Kwon Do, puede que debas romper un bordo de un ancho determinado. Si tienes éxito, todos los espectadores pueden ver y aplaudir. Si fallas, el maestro puede ver cómo formas el puño, y comprobar si lo formas correctamente. Si no, el maestro extiende la  mano y cierra el puño correctamente, para que puedas observar cómo hacerlo. Dentro de las escuelas de artes marciales, las técnicas de músculo se han rafinado y elaborado a través de generaciones. Las técnicas de racionalidad son más difíciles de transmitir, hasta a los estudiantes más dispuestos. También es difícil dar impresionantes exhibiciones públicas de racionalidad. Esto puede explicar en parte por qué no hay dojos de racionalidad hasta ahora.

Muy recientemente — sólo en las últimas décadas — la especie humana ha adquirido una gran cantidad de nuevos conocimentos acerca de la racionalidad humana. El ejemplo más destacado sería el programa de heurísticas y sesgos cognitivos en la psicología experimental. También existe la sistematización bayesiana de la teoría de la probabilidad y de la estadística; la psicología  evolutiva; la psicología social. Investigaciones experimentales de la psicología humana empírica y teoría de la probabilidad para interpretar lo que dicen nuestros experimentos; y teoría evolutiva para explicar las conclusiones. Estos campos de estudio nos dan nuevas lentes de enfoque con las que observar el paisaje de nuestras propias mentes. Con su ayuda, podemos ser capaces de ver más claramente los músculos de nuestros cerebros, los dedos del pensamiento, a medida que se mueven. Tenemos un vocabulario compartido para describir problemas y soluciones. La humanidad por fin puede estar lista para sintetizar el arte marcial de la mente: para refinar, compartir,  sistematizar y transmitir las técnicas de la racionalidad personal.

Cualquiera que sea la comprensión que tengo yo de la racionalidad, la he adquirido lidiando con el desafío de la Inteligencia General Artificial (esfuerzo que, para tener éxito, requeriría un dominio suficiente de la racionalidad para construir un racionalista completo y funcionante de palillos de dientes y bandas de caucho). En la mayoría de formas, el problema de IA es enormemente más exigente que el arte personal de la racionalidad, pero en ciertos aspectos es efectivamente más fácil.  En el arte marcial de la mente, necesitamos desarrollar la habilidad de procedimiento de tirar, en tiempo real, de las palancas correctas en los momento correctos en una máquina de pensar grande y preexistente cuyas entrañas no son modificables por el usuario final. Algunas partes de esta maquinaria han sido optimizadas por presiones de selección evolutivas que están directamente en contra de nuestros objetivos declarados. A nivel de deliberación decidimos que queremos buscar sólo la verdad; pero nuestros cerebros tienen mecanismos innatos para racionalizar las falsedades. Podemos tratar de compensar lo que elegimos a considerar como defectos de la máquina, pero en realidad no podemos reconfigurar los circuitos neuronales. Tampoco puede un artista marcial blindar sus huesos en titanio — no hoy, por lo menos.

Tratar de sintetizar un arte personal de la racionalidad, utilizando la ciencia de la racionalidad, puede resultar incómodo: uno se imagina tratar de inventar un arte marcial con una teoría abstracta de la física, la teoría de juegos, y la anatomía humana. Pero los humanos no somos ciegos respecto a la reflexión: tenemos un instinto introspectivo. El ojo interior no es incapaz de ver, pero ve borrosamente, con distorsiones sistemáticas. Necesitamos, entonces, aplicar la ciencia a nuestras intuiciones, utilizar los conocimientos abstractos para corregir nuestros movimientos mentales y aumentar nuestras habilidades metacognitivas. No estamos escribiendo un programa informático para hacer ejecutar movimientos de artes marciales a una marioneta de hilo; son nuestros propios miembros mentales que debemos mover. Por lo tanto, debemos conectar la teoría a la práctica. Tenemos que llegar a ver lo que significa esta ciencia para nosotros, para nuestra vida interna diaria.

Y sobre todo debemos hallar la manera de comunicar esta habilidad, lo que podría ser más que una cuestión de enunciados declarativos. Los artistas marciales luchan entre sí, ejecutan movimientos estándares, y son observados en todos momentos por sus maestros. Los estudiantes de cálculo infinitesimal hacen sus tareas, y comprueban sus soluciones. Los corredores olímpicos tratan continuamente de batir sus mejores tiempos anteriores, según lo medido por un cronómetro. Cómo comunicar las técnicas de la racionalidad, o medirlas, es probablemente el mayor problema abierto que se interpone entre la humanidad y eventuales dojos de racionalidad — o al menos es la parte del problema que más me desconcierta. Mientras tanto, doy conferencias. Entonces, ¿alguien tiene ideas?

Anuncios

From → Uncategorized

One Comment
  1. Nice post. I was checking continuously this blog and I am impressed!
    Extremely helpful information specially the last part 🙂 I care for such information a lot.
    I was seeking this certain information for a very long time.
    Thank you and good luck.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: